lunes, 30 de julio de 2007

Tejemanejes

Tejemanejes, según el Diccionario: "enredos poco claros para conseguir algo".
Esto es lo que debió suceder, según desvelaron ayer en el programa radiofónico “El Albero” que en la cadena COPE dirige Rafael Cabrera, durante la Feria de Santiago en la plaza de “Cuatro Caminos” de Santander.
Ocurrió que había anunciada una corrida de Zalduendo que fue rechaza, sin ningún reconocimiento previo, por falta de trapío, y sustituida por otra de Montalvo que resultó una auténtica birria.
Esta es la noticia, así, a simple vista, todo correcto, una corrida sin el trapío adecuado para una Feria, que desde hace años viene remontando el vuelo, no puede saltar al ruedo de Santander; pero si analizamos las circunstancias, las personas que intervinieron y el resultado de la gestión, la cosa cambia.
Resulta que la Plaza de Toros de Santander se rige por una Junta Administrativa compuesta por 9 personas, y el asesor de la misma es el conocido empresario Martínez Uranga. La corrida fue rechaza, prácticamente sin bajar del camión, con el consejo del asesor y la aprobación de 3 de los miembros de la Junta que se encontraban presentes en ese momento. Al rechazar la corrida sin haber sido reconocida no hay problema para que pueda ser lidiada en otra plaza, es como si esa corrida de Zalduendo no hubiera estado anunciada en los carteles, como si se hubiera tratado de una equivocación en la imprenta.
Pero la sorpresa surgió cuando, a los pocos días, esa corrida rechazada en Santander por falta de trapío, era anunciada para la Feria de Valladolid, que, ¡mira por donde!, regenta el mismo empresario Martínez Uranga, que en Santander es asesor y bajo cuyo consejo se rechazó la corrida.
¿Lo que no vale para Santander sirve para Valladolid?
¿Quién sale perjudicado de esta decisión, los aficionados de Santander, los de Valladolid, o ambos?
¿Tiene el empresario Martínez Uranga algún compromiso para cerrar alguno de los carteles de Valladolid?
¿Qué peso tiene realmente la Junta Administrativa de Santander en la gestión de la plaza? ¿Es tan sólo una figura decorativa?
Habrá que estar atentos a la evolución de los acontecimientos para poder hallar respuesta a algunas de estas preguntas, de momento, y por lo visto en Santander, a los empresarios poco les importan la seriedad, el público y los aficionados.

4 comentarios:

javier dijo...

No dejan de sorprendernos

Aficionados al toro dijo...

Esto es un mercado persa, todo se compra y se vende, y los politicos que están nombrados para dirigir eso, callan y otorgan. ¿Para que ocupan esos puestos? Para eso que se vayan, porque si no intervienen en casos como este es mejor que no estén.

Mentolado dijo...

Si no lo veo, no lo creo. Los taurinos hacen lo que les da la real gana jugando con el dinero público. Así nos luce el pelo.

don justo dijo...

Es que lo de Zalduendo lo quieren ahora todas las figuras, ha pasado la prueba del "toro tonto" y se pelean por él. En Logroño Ponce. ¿En Valladolid quién será?